martes, 27 de diciembre de 2016

Asesinato en la convención

Autor: Isaac Asimov 
Género: narrativa, novela, policial, misterio
Título original: Murder at the ABA 
Mi puntuación: 🌟🌟🌟🌟🌟 5/5 



Es el primer libro que leo del autor, pero sabía que había escrito obras magistrales de ciencia ficción. Estuve con cierta inclinación a leer diversos libros muy muy viejos que fui encontrando por los rincones olvidados de mi casa, este fue uno de ellos.
Lo que tiene de diferente es que no es de ciencia ficción, sino policial. La historia gira alrededor de un crimen que se comete en una convención literaria: un escritor aparece muerto. La investigación junto con el misterio hacen muy entretenida la lectura, además de ser llevadera y con un ritmo agradable.

Asimov escribe con un estilo original, con mucha ironía y mucha crítica. No duda en ridiculizar ciertos comportamientos e incluso a los personajes mismos, los cuales se me hicieron en extremo reales. Tan reales que a veces era difícil recordar que estaba leyendo ficción.
Lo más llamativo es sin duda que el propio Asimov se incluyó como personaje, aunque como amigo del protagonista y narrador, Darius.
Darius me cayó simpatiquísimo. Puede ser un tanto amargado y quizás resentido, pero es encantador desde su forma de conquistar a cuanta mujer se le cruce, como también por su inteligencia. Tengamos en mente que él es quien investiga la muerte de su compañero escritor, aun sin el apoyo de las autoridades.

"La vida no es como los libros de misterio. En ellos la gente siempre hace la misma cosa. Entonces cuando alguna pequeña cosa está fuera de lugar, algún tipo sabio y a la vez detective amateur hace grandes deducciones. En la vida real la gente no hace las mismas cosas todo el tiempo. Hacen diferentes cosas en diferentes tiempos. En la vida real, la gente está loca."


Se puede decir que la historia rompe con varios clichés de la novela policial. El misterio no es el único centro de la trama; hay muchos toques graciosos -como ciertas conversaciones y altercados-, como también hay romance mínimamente cursi y en extremo peculiar, sobre todo si tomamos en consideración cómo empieza.
La resolución es satisfactoria, sin improvisaciones de ningún tipo. Todo está tan bien calculado que parece un suceso real, obra de la casualidad cotidiana. 

"Parece imbécil a primera vista. Pero cuando te pones a escuchar sus interminables bromas, a contemplar cómo mete mano a toda chica que se le pone delante, y a observar impávidamente cómo jamás ni por esas se le ocurre nada serio, entonces ya no te cabe la menor duda de que lo es. Cuesta mucho advertir que el tipo está tan seguro de su inteligencia que ni se molesta en demostrarlo. 
Lo que en aquel momento me jodía un huevo."

En síntesis, este es un señor libro para disfrutar sin problemas, en especial para quienes aman el misterio, la ironía y un toque retorcidito que nunca viene mal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario